Foto de la composición de la portada: Marc Riboud

Introducción

El debate en torno a la legitimidad de la violencia como herramienta de presión, por oposición a la no-violencia, es tan antiguo como lo es la historia de los movimientos sociales. 

Ambas posturas – la radical y la no-violenta - coinciden sin embargo en un mismo objetivo (que es conseguir un cambio profundo del orden político y económico establecido), Y – y es lo más paradójico - usan una misma lógica dialéctica para desestimarse el uno al otro – ya veremos cómo más adelante.

Ambas ideologías tienen a sus teóricos y adeptos, organizados hoy en día en colectivos con nombres propios, que han hecho evolucionar sus preceptos morales en unas tácticas políticas.  

La definición de “revolución” en el diccionario de la Real Academia Española es: “Cambio profundo, generalmente violento, en las estructuras políticas y socio-económicas de una comunidad nacional"

Una lucha social suele ocurrir porque, precisamente, se ejerce una primera violencia de un explotador sobre un explotado que acaba oponiéndose a ella, lógicamente. Creo que tenemos suficientes ejemplos, sin ir más lejos que la última década: justo antes de que empezara el confinamiento, había protestas en Chile, Francia, Hong-Kong, Líbano, Irak, Irán…y se ha podido ver con que violencia esas protestas sociales han sido reprimidas. 

¿Por qué los radicales serían más impopulares que los no-violentos si sus objetivos son los mismos? Entra el factor moral: la no-violencia es moralmente más aceptable porque se relaciona con el consenso, la negociación, cuando la violencia se relaciona más comúnmente y a veces erróneamente con las armas y en definitiva con la muerte. 

La cuestión ahora es saber qué tipo de respuesta a esta primera violencia es la más eficaz a largo plazo.

LA POSTURA RADICAL

  • Primer argumento: Los partidarios de la lucha radical consideran que la estrategia de la no-violencia hace el juego de los opresores porque elimina toda resistencia no sólo física, sino también moral. Vemos en el documental, cómo Greenpeace se ha dejado corromper para, finalmente, apoyar a aquellos contra quién lucharon en los años 1970. Y Greenpeace es líder de opinión en la sociedad ecologista.
  • Segundo argumento: la razón detrás de la violencia, que se ejerce en un momento dado de las luchas sociales, es la convicción que cada contrincante tiene de la legitimidad de sus objetivos. La fuerza de estas convicciones, máxime si están opuestas, hace difícil el consenso a priori. Volviendo al ejemplo de la lucha por la protección del medioambiente, la convicción de los ecologistas va en contra de los objetivos del crecimiento económico. Por lo tanto, dado la importancia de los intereses industriales, es poco probable que estos renuncien a sus ganancias simplemente porque una minoría se lo pide amablemente…
  • Tercer argumento: las falacias históricas. En regla general, los adeptos de la no-violencia recurren a ejemplos históricos para apoyar sus tesis, en particular a personajes tan carismáticos como Ghandi, Martin Luther-King o Nelson Mandela. Sin embargo, prefieren callar que esas victorias supuestamente no violentas también debieron su éxito a antecedentes o luchas paralelas más radicales (el motín de cipayos, en la India de 1857; los ataques terroristas de la rama militar del Congreso Nacional Africano, creada por Nelson Mandela; la complementariedad del activismo de Malcom X con el pacifismo de Martin Luther-King en Estados Unidos para la defensa de los derechos civiles de los afroamericanos). 

En definitiva, ambas posturas coinciden en que un régimen asienta su poder por la fuerza y la coerción (en el caso de los regímenes autoritarios) o por el consentimiento del pueblo (en el caso de los regímenes democráticos) recurriendo a la propaganda de masa. En un caso como el otro, sin el consentimiento del pueblo, un régimen está abocado al fracaso.

Radicales y pacifistas se contradicen. Los radicales argumentan que una resistencia demasiado blanda hace el juego de los Estados represivos porque les deja la prerrogativa de decidir cuál es la forma más legítima (y menos costosa para ellos…) de luchar. Los pacifistas afirman que son justamente las prácticas violentas y armadas las que refuerzan a los Estados en su papel represivo y policial al justificar la violencia como respuesta a la violencia.

Para entender sus argumentos, recomendamos ver el documental END:CIV: https://youtu.be/6HtdpX5b_zM a partir del minuto 29:00.

Foto de archivo- Primaver de Praga

LA POSTURA NO-VIOLENTA 

  • Primer argumento: la violencia engendra la violencia en una espiral sin fin.
  • Segundo argumento: La ideología no-violenta argumenta que puede reunir a un mayor consenso entre la población al incluir a los que no pueden responder con la violencia siendo más vulnerables (los ancianos, los niños…).
  • Tercer argumento: Más allá de la consideración moral de la no-violencia, hay ejemplos históricos de victorias obtenidas a través de la desobediencia civil. Existe un estudio realizado por las investigadoras americanas Erica Chenoweth y María Stephan que, durante dos años, han recolectado información sobre sublevaciones populares conocidas, violentas y no violentas, en todo el mundo, entre 1900 y 2006. Sus conclusiones demuestran que los movimientos no-violentos hubieran sido el doble de eficaces en comparación con los movimientos violentos.

Algunos ejemplos de revoluciones pacíficas que lograron sus objetivos con el sólo uso de la no-violencia:La revolución de terciopelo que llevó a la independencia de la república checa; la cadena humana de los países bálticos; La elección de los pro-democracia en Hong-Kong; la revolución de las mujeres en Rojava kurdo (que por cierto usó la resistencia armada)…

.- 

Recursos sobre el tema:

The success of nonviolent civil resistance: Erica Chenoweth at TEDxBoulder  https://youtu.be/YJSehRlU34w

https://reporterre.net/La-non-violence-une-resistance-molle-qui-ne-provoque-pas-de-changement-profond

https://reporterre.net/Txetx-Etcheverry-La-strategie-la-plus-efficace-est-la-non-violence

Fotografía de Marc Riboud

CONCLUSIÓN

Hay que reconocer que ni con la violencia sola ni con la no-violencia sola la sociedad ha logrados cambios definitivos y duraderos: vuelven a surgir la lucha de clases, la discriminación racial y de género, no se ha detenido la destrucción del planeta, ni la caza de especies en vía de extinción… Pero la conclusión es que cada movimiento social resulta de una hibridación entre una estrategia no-violenta y otra a favor de una defensa radical contra lo que oprime, siendo el terrorismo su manifestación más cruenta.

Playlist del episodio


Bob Marley -Stand UP https://www.youtube.com/watch?v=X2W3aG8uizA
Buffalo Springfield - For What It's Worth https://www.youtube.com/watch?v=80_39eAx3z8

.-

Fuera del Espejo es un apartado de la revista digital www.elnidocaótico.com y es también parte del proyecto comunitario  www.radioclistenes.es
.-
Dejanos tus comentarios , danos un LIKE y difunde la palabra.

.-

Apoya la causa en https://www.patreon.com/elnidocaotico

Gracias por escucharnos

Suscríbete a través de
Escuchanos en
Escíchanos en
Escuchanos en

Autores

Participan: Dirección, textos y debate Nathalie

Debate: Patricia, Rocío

Modera: David

Suscríbete y recibe nuestro boletín semanal


Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
>