Podemos intentar recuperar el peso.

Porque aunque sin duda será una carga,

al menos será también un destino auto forjado,

o, al menos,

por no pecar de idealista,

un atisbo de elección.

Hoy ando liviano,

pero nadie me preguntó,

decidieron por mí.

Y si fuese como ellos,

a nadie podría siquiera agradecérselo,

en su anonimato colectivista,

de masa difusa,

de entelequia omnipresente y rotunda,

de usurpación con bonito disfraz,

de silencio de las inteligencias,

de la imposición como culto,

¡Basta ya!, me quiero ir, ¡dejadme hacerlo!

¡Dadme lo que es mío!

Devolverme mi responsabilidad.

Pero no os olvidéis darme también

lo que esta lleva anexa.

¿Adviniáis qué es?

No lo creo, habéis olvidado su sentido.

El Hombre Pájaro


Curioso insatisfecho. Puedes encontrarme en la rama de algún árbol de los que habito. Para encontrar esos árboles tienes que buscar desechos en la base como hojas arrancadas de libros, poemas quemados, pinceles desgastados y manchas de tinta. Escríbeme a nido@elnidocaotico.com

Suscríbete y recibe nuestro boletín semanal

  • Isabel dice:

    Oki, me gusta.


  • Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
    >