El relato que publico a continuación no es un cuento sino una breve reflexión sobre una noticia que me impactó, y alude al poema de León Felipe "Sé todos los cuentos" que dejo al final de esta entrada.


Esta vez él ha sido la víctima y ella el verdugo. Nada de fuerza, ni paliza ni arma blanca, porque ella era su madre, y seguramente le quería con ternura. 


Tal vez por eso, por lo mucho que le quería, tuvo ella que quitarse después su propia vida, porque… ¿qué sentido tendría seguir viviendo?


Tal vez por todo lo contrario, porque ya no le soportaba y había deseado tantas veces que un “ángel exterminador” se lo llevara, necesitaba ella misma ejecutarlo, de su propia mano. Y tuvo que quitarse la vida después para no terminar sus días en una prisión aun peor que la anterior, para liberarse por fin: de él, de todo.

Tal vez la madre afrontaba una enfermedad terminal y simplemente se puso de acuerdo con el hijo para irse juntos, abandonar este valle de lágrimas con calma.


La noticia en prensa solo cuenta que el hijo, de 43 años, tetrapléjico tras un accidente de tráfico, ha sido encontrado cadáver en la residencia donde permanecía ingresado desde hace tiempo, con un historial de más de 60 detenciones por delitos varios. Al ir a avisar a la madre, que había visitado a su hijo esa mañana, la han encontrado también muerta, en su domicilio, y habiendo dejado una nota. La autopsia del hijo ha revelado una sobredosis de metadona en su organismo, probablemente (suponen) suministrada por su madre (es posible que lo mencione en su nota).


¿Qué habría escrito en su nota esta madre? 

Quizá que no podía seguir viendo sufrir a su hijo, que una silla de ruedas para siempre no era vida para él…

O que era ella la que no soportaba más a su hijo, agresivo, amargado, insultándola toda vez que ella le visitaba, quizá su única asidua visitante.


¿Alguien puede saber de qué hablan una madre y un hijo? El “amor más puro” decía Freud. ¿Quién aguanta más dolor? ¿De dónde sacó esa madre el chute de metadona que acabó con la vida del hijo? ¿Quiso hacerle pasar un último momento dulce? A ese hijo que algún día fue recién nacido, porque ella lo parió, y luego fue bebé y ella lo meció, y después fue niño y ella se desveló por él… Ahora ya no lo velará nadie, al menos no su madre. La noticia no menciona si alguien la velará a ella.


Parece un caso de justicia privada. ¿Podemos aceptarla, también privadamente?


Cristina Sánchez

Probando a cambiar la lente para mirar afuera,

pensándonos desde otro ángulo,

dinamitando el andamio reseco y oxidado que impide crecer al junco

lanzando abrazos al aire,

a ver qué pasa.

-

​Escríbeme a nido@elnidocaotico.com. Pon en el asunto: Para Cristina

Suscríbete a El Nido Caótico


No somos muy pesados así que sólo te mandaremos un correo semanal con las novedades. Pero como aquí no hay un orden estricto, puede que recibas algo más o, algo menos. Tu verás

Instagram


[fts_instagram instagram_id=19538647948 access_token=19538647948.da06fb6.b38eefef64a4475f80a402037f3d6a8a pics_count=5 type=user profile_wrap=no]

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial
>